03 julio 2018

Embarazo a los 16 años…


Llevo toda la mañana sentada en el despacho encomendando al ángel de la guarda de “AK”, para que la cuide hoy, con especial cariño y atención, y diciéndome a mí misma “una niña de 16 años no debería estar dando a luz en estos momentos, en ningún caso, pero menos aún en las circunstancias en que este tipo de cosas ocurren aquí…” 

Sala de parto en Burkina Faso
Y es que, por mucho que lo intento, esta mañana me está costando concentrarme… La cabeza se me va a las mesas de parto de las maternidades de aquí, tablas de cemento cubierto de baldosas, rígidas y frías, en una de las cuales, en estos momentos, una de las niñas del proyecto de formación de niñas sin escolarizar de la FAR está dando a luz…

Aún y siendo una “privilegiada”, porque cuenta con todo nuestro cariño, apoyo, ayuda y soporte, aquí las cosas son como son, y está dando a luz “a pelo”… sin anestesia… con 16 años, esa edad a caballo entre la niñez y la adolescencia…

Me consuela que Rosalie, la encargada del proyecto, está con ella, no la va a dejar sola, y le está dando el cariño y comprensión que necesita en este momento. Es ella la que le acompaña en el paritorio, porque su madre, eso de dar cariño y comprensión, no sabe hacerlo… Aquí, la cultura de mostrar el “afecto”, no está muy presente en las relaciones madres/padres e hijos…

Me consuela también que “AK” sabe lo que le está pasando, porque le hemos preparado, se lo hemos explicado, y dentro de lo doloroso que va a ser, por lo menos, nada le va a “pillar por sorpresa”. Esto aquí es un lujo… En cualquier otro caso, sin el apoyo de una “FAR” detrás de este tipo de embarazos precoces inesperados, que son lamentablemente muy comunes aquí, las contracciones pueden llegar sin que la niña sepa ni siquiera que está embarazada, y sin saber qué es lo que le va a pasar durante el parto…

Una partera ausculta una joven de 17 años en las primeras
horas del inicio del parto. Foto: A. Kari
Nosotros no supimos de su embarazo, ni ella misma, hasta finales del séptimo mes. En una de nuestras visitas de control a las niñas escolarizadas del proyecto, (“AK” cursa 5º de primaria), vimos que tenía los tobillos hinchados… No había ninguna otra señal de embarazo… Y es que la “maquinaria” del cerebro es tan asombrosa, que es capaz de ordenar al cuerpo que “oculte” los síntomas, hasta que la niña lo supo, y lo aceptó, momento en que su barriga, una barriga de casi 8 meses, se relajó y salió así, sin más, de la noche a la mañana.

La tradición juega aquí un papel muy importante. En cuanto se confirmó el embarazo, y antes incluso de anunciárselo a su padre, tuvimos que buscar una casa de acogida para  “AK”. En la etnia de su familia, el hecho de que una hija tenga un embarazo precoz, inesperado y sin estar casada, pone en riesgo la vida del padre de AK, y la única manera de evitar que éste muera, es expulsar a la hija de la casa familiar, sin dejar ni rastro de ella, antes de comunicarle al padre la noticia del embarazo de su hija.

Además, la sociedad también tiene algo que decir en estos casos, y exige que la familia del padre del bebé se haga cargo de ella. Normalmente, “AK”, una vez expulsada de su familia, se hubiera instalado en casa del padre de la criatura, y quedado a cargo de ellos.

Así que el panorama en estos casos es el siguiente: te dejan embarazada (la mayoría de las veces no es consentido…); te expulsan de casa; tienes que trasladarte a vivir con la familia del chico que te ha dejado embarazada, personas a  quienes no conoces de nada; y no puedes volver a tu casa, hasta que no hayas dado a luz, y tu familia haya hecho los sacrificios pertinentes para romper el maleficio de tu embarazo sobre tu padre… 

La “suerte” que ha tenido “AK” es que el chico que la dejó embarazada, un joven de 20 años, un par de meses más tarde dejó embarazada a otra chica, y esta chica ya se había trasladado a vivir con él, por lo que “AK” ha podido evitar su destino al “matrimonio forzado” con este joven, y tiene así la posibilidad de ser una “madre soltera”, dueña de su vida.

En Burkina existe una gran ignorancia y falta total de información en educación sexual. “AK” nos ha repetido sin cesar que ella no sabía que con lo que hizo se podía quedar embarazada… y yo la creo... Es un tema tabú que aquí no se trata ni en el colegio, y mucho menos en familia… Y la llegada, con muchísima fuerza, hace unos años, de las nuevas tecnologías, sin ningún tipo de control ni restricción, está haciendo que los jóvenes, que no están preparados para gestionar la información, tengan acceso a ella de forma “negativa” y sin vigilancia…

¡La vida sigue con un nuevo miembro en la gran familia de la FAR!
Así que, como no hay “mal” que por bien no venga, gracias al caso de “AK” hemos tenido conocimiento de una realidad que desconocíamos, y hemos empezado unas charlas de educación sexual con los padres y los niños y niñas de los proyectos que, contrariamente a nuestras expectativas de falta de interés, están siendo un gran éxito de participación de todos ellos.

Termino este post, cuya extensión ruego me disculpéis pues ha quedado más largo de lo que quería, con el anuncio de la llegada a este mundo de un precioso bebé de 2kg800gr, y con la paz que me ha transmitido ver que “AK” vuelve a sonreír, cosa que no hacía desde que supo de su embarazo. ¡La vida sigue con un nuevo miembro en la gran familia de la FAR!

04 junio 2018

¡¡Muchas gracias Mme. le Maire!!


Feliz y honrada con la visita de Mme. le Maire Raïnatou Ouedraogo, del distrito 3 de Ouagadougou, al que pertenece Rimkieta, y la delegación de 5 consejeros que le acompañó, lo comparto con vosotros en este nuevo post.

En la FAR queremos ser una organización sencilla, focalizados en nuestro trabajo, en Rimkieta, en nuestras mujeres y niños, sin perder el foco y con perfil bajo. Pero hay cosas que, no sólo no se pueden evitar, sino que, muy al contrario, nos llenan de orgullo.

Como el hecho de que la Alcaldesa del distrito3, al que pertenece Rimkieta, tras una petición nuestra para ir a verla para tratar algunos temas que tenemos pendientes con el Ayuntamiento, nos contestara con una llamada personal, para informarnos de que por supuesto nos recibiría, pero que proponía venir ella a vernos a Rimkieta.

La visita tuvo lugar en un ambiente muy relajado y cercano, sin mayor protocolo. Tan así fue, que la Alcaldesa quería aprovechar la visita para “casar” a “petite María” (como llaman aquí cariñosamente a María Bacardit), con uno de los consejeros de la comitiva! :-)

La Alcaldesa y los 5 Consejeros, entre ellos el Presidente de la “Commission d’Affaires Générales, Sociales et Culturelles” y el de la “Commission d’Amenagement Territorial”, mostraron muchísimo interés en la manera de gestionar los proyectos y quedaron gratamente sorprendidos, de la organización, el orden, la limpieza, la seriedad y el mantenimiento de las cosas, que calificaron de “inhabituel et rare”.

En pleno mes de Ramadán en que nos encontramos, sólo la Alcaldesa, que, al igual que sus consejeros es musulmana, tuvo la valentía de entrar en la cocina y charlar con Leonie, Odette y Mariette, que preparaban “riz grass”, una especie de paella (con permiso de los valencianos) burkinabé, plato de los lunes de los niños y niñas, y el personal de la FAR. De justicia comentar que los Consejeros hicieron, eso sí, ademán de entrar, pero salieron por patas, por el maravilloso olor que desprendía de los fogones, difícil de soportar estando en pleno ayuno…

Al final de la visita, no sin antes recordar los temas pendientes, entre ellos, y sobre todo, nuestra solicitud de parcelas en Zongo para esa segunda maternelle que tanta ilusión tenemos en poder hacer, ofrecí a la Alcaldesa un detalle, recuerdo de la visita, una figura de bronce de la mujer trabajadora cargando con un niño, símbolo de la FAR.

Somos conscientes de que nuestro distrito arrastra un largo historial de muchos años de malversación de terrenos. Y por este motivo, lamentablemente, desde hace más de 4 años, el departamento que gestiona el otorgamiento de parcelas está parado, vamos, ni siquiera existe, y no parece que, a corto plazo, se vaya a poner en marcha. Pero estoy convencida de que se quedaron encantados con el trabajo de la FAR en Rimkieta y, a poco que puedan, nos concederán los terrenos.

Muchas gracias de corazón, Mme. le Maire y Consejeros, por su tiempo y sus palabras de apoyo y ánimo recibidas. ¡Esperamos que la próxima visita sea a la futura maternelle en Zongo, con motivo de su inauguración! :-)


02 mayo 2018

La necesidad agudiza el ingenio… y la capacidad de riesgo

Para este nuevo post, que llevo “maquinando” desde hace tiempo, lo de que “una imagen vale más que mil palabras” toma vida propia. Y es que, por mucho que lo intentara, no sería capaz de transmitiros con palabras las peripecias con las que me encuentro, casi a diario, en mi trayecto en coche desde casa a Rimkieta y vuelta.

Son imágenes de mis momentos “Only in Burkina”, que me arrancan una carcajada, seguida de una oración al ángel de la guarda del protagonista de la foto para que le proteja, a él, y todos los que nos cruzamos con tales “artistas”…

Son imágenes ejemplo vivo de lo de que “la necesidad agudiza el ingenio”… y aquí ¡¡no será por falta de ingenio!!

¡Con ellas os dejo!, no sin antes pediros que disculpéis la calidad de las mismas, que no puede ser otra, que la que se obtiene dándole al clic del móvil en movimiento.

P.D. Alguna imagen de transporte de animales puede herir sensibilidades…

Foto: MVD

Sí, son huevos.... y no, no son duros... (Foto: Albert Faus)
Foto: MVD

Foto: Albert Faus



Foto: MVD

Foto: internet

Foto: MVD

Foto: MVD

Foto: MVD

Foto: MVD

Foto: MVD

Foto: MVD
Foto: MVD

Foto: MVD

Foto: MVD



Foto: MVD

BONUS 1: estas fotos no son mías, son vistas en internet, que creo totalmente verídicas, sobre todo la primera, porque lo he visto con mis propios ojos en repetidísimas ocasiones, aunque nunca he podido sacar foto!

Foto: internet
Foto: internet

Foto: internet




04 abril 2018

Pequeñas cenicientas de Rimkieta


“Por la mañana prontito, salgo a buscar agua a la fuente. De vuelta a casa, lavo al bebé de 8 meses de mi tía con la que vivo, y cargada con él a mis espaldas, barro la casa y el patio, y limpio los platos. Después voy al mercado, a comprar las verduras, y ayudo a mi tía a cocinar. Por la tarde, cuando vuelvo de la FAR, vuelvo a barrer la casa, lavo la ropa y después de cenar, lavo los platos. (SK, 10 años).

Vuelta a casa, cargando con dos bidones y
cuidando a un primito
A las 06h30 de la mañana, cuando la mayoría empieza a amanecer aquí en Burkina, las pequeñas cenicientas de Rimkieta, están deseando volver a meterse en la cama. A esas horas tempranas, ya han ido a la fuente a buscar agua y han cargado con ella hasta casa, y al mercado a comprar los condimentos del día, y empezarán a limpiar la ropa de toda la familia y la casa. El resto de la mañana, la pasarán encargándose del cuidado de sus hermanitos o primitos pequeños de pocos meses de vida. Al mediodía, ayudarán a preparar la comida, lavarán los platos, y por la tarde, volverán al cuidado de sus hermanitos o primos, y de las tareas domésticas, hasta la hora de irse a dormir.

Esta es la rutina de muchas niñas en Burkina, sometidas a una explotación laboral doméstica aquí que no se considera como tal... Menores de entre 6 y 15 años, la mayoría de zonas rurales, huérfanas, o provenientes de familias sin recursos y analfabetas, que para tener otro sustento económico, envían a sus hijas a la ciudad, a trabajar en casa de algún familiar o conocido de la familia, siempre sin acceso a la escuela, y a menudo, sin recibir la alimentación ni los cuidados apropiados.

Hora de limpiar la ropa
Para intentar proteger a estas niñas, la FAR ideó el proyecto de “Formación de niñas sin escolarizar”. Cada año, 20 nuevas niñas, cada una de ellas con historias similares, historias de niñas a las que les roban la niñez.
Algunas historias tienen un “final feliz”, como Lorantine, que tiene 9 años y, después de su paso el año pasado por la FAR, donde recibió formación básica, este año ha sido escolarizada. Es una niña de una familia con graves dificultades económicas, madre viuda, con 5 hijos, el mayor de 11 y el pequeño de 3… Antes de entrar en el proyecto de la FAR, Lorantine, la única “mujercita” de los 5 hermanos, y a la que su madre no podía escolarizar, por falta de medios, era la que se encargaba de todas las tareas del hogar, y del cuidado de sus hermanos pequeños. Una vez en la FAR, y después de un año de sensibilización, conseguimos que la madre disminuyera las tareas, para que pudiera compaginarlas con el colegio. Una niña con un muy buen comportamiento y actitud, dulce y algo tímida, que, de la noche a la mañana, empezó a llegar tarde cada día, a dormirse en clase, y a estar irritable, e incluso agresiva…
Volviendo del mercado de comprar
condimentos, al cuidado de mi hermanita
“Ya no vivo en casa, desde hace unas semanas me han enviado a vivir con una vecina del barrio para ocuparme de la trabajos de la casa. La mujer es buena conmigo, pero yo no quiero vivir con ella, quiero estar con mi madre y mis hermanos. Mi padre no, porque murió. Hace un par de días me escapé y volví a mi casa, pero mi madre me obligó a volver a la casa de esa mujer, porque ella le da a mamá algo de dinero por mi trabajo, para la comida de mis hermanos”.
 
Inmediatamente fuimos a hablar con la madre de Lorentine, que nos confirmó lo que la  niña nos había contado. Le pedimos que pensara en lo mejor para la niña, que estaba visiblemente afectada por tener que separarse de su familia, y cuyos rendimientos escolares estaban bajando, además del peligro de que la niña anduviera escapándose de una casa a la otra. Su madre se negó a que Lorantine volviera a casa, justificándose en su pobreza. Desde el fallecimiento de su marido, ella cava arena, bajo un sol abrasador, para venderla para hacer ladrillos de adobe, y con lo poco que saca de un trabajo muy duro, poder alimentar a sus 5 hijos. Y lo poquito que sacaba con la cesión de “Lorantine” en casa de la vecina le venía muy bien. Pero con mucha comprensión, paciencia y cariño y después de varios días de intentona, la convencimos y Lorantine ha vuelto a casa y su comportamiento en clase ha vuelto a la normalidad.

Un futuro en la FAR
Lorantine ha tenido la suerte que la gran mayoría no tiene… viéndose obligadas a dejar a sus familias para ejercer de “Cenicientas” de alguna familia de acogida. Y cuando la niña crezca, su futuro sólo pasará por un matrimonio forzado con algún hombre mayor…Una encuesta de UNICEF de 2016 estima en un 51,6% la tasa de matrimonios forzados de niñas menores de 17 años en Burkina Faso…

La ecuación matemática está clara: “Niñas + Formación (en escuelas o talleres) = Mujeres formadas que saben que pueden elegir = Disminución del % de matrimonios forzados = Disminución de embarazos precoces = Disminución de partos complicados debido a la edad de la niña = Disminución de la mortalidad maternal e infantil”

La ecuación, por tanto, es simple: “Niñas + Formación”, y ese es el objetivo de nuestro proyecto que tenemos el privilegio de poder llevar a cabo de la mano de la Fundación Mujeres por África, y en el que actualmente tenemos 112 “Lorantines” que tendrán un final feliz, sin príncipe azul, que al fin y al cabo, ¡no es necesario para ser feliz!  

07 marzo 2018

Y la tierra tembló.. (3er ataque terrorista en Ouaga en 2 años)


Photo: AFPAhmed OUOBA
Acostumbrada al ruido de la explosión de neumáticos de camión, bastante habitual aquí en Burkina, y que no puedo negar que siempre me pilla desprevenida, y me da un gran susto que me dura unos segundos, la fuerte explosión del pasado viernes por la mañana, acompañada por un temblor de tierra, no es que me asustara, es que, aun estando a 38º, me dejó helada de cuajo… 

Y es que la explosión, que más tarde supe que tuvo lugar a unos 20km de Rimkieta, sonó como si hubiera sido al lado de la FAR, con una fuerza y potencia, no características de la de un simple neumático.

Photo: AFPAhmed OUOBA
Décimas de segundo más tarde entré de nuevo en calor con la llama de Sylvie, responsable de proyectos de la FAR desde que llegamos aquí, que estaba en el centro realizando gestiones. Me llamaba para decirme que iba ella en moto cuando tuvo lugar la explosión seguida de tiros, y que se había refugiado, junto a todo el resto de personas que estaban en la calle, en una agencia de seguros. Intenté calmarla, le dije que ahí estaba segura y que no se moviera hasta nueva orden. Esto era a las 10 de la mañana…

Union de prière por la Paz en Burkina
Las dos horas que siguieron a la explosión, con ráfagas de tiros constantes, que Patrick, mi marido escuchaba desde casa, a unos 10km de donde todo sucedía (gracias a Dios yo desde Rimkieta no oía nada), fueron de gran inquietud y cargadas de rumores. Todo apuntaba a que podía ser un golpe de Estado, otro más. Pero al final todo se quedó (y por favor, disculparme el “todo se quedó”) en un doble atentado terrorista, al Estado Mayor y a la Embajada Francesa, con un balance oficial de 8 militares del Estado Mayor y 8 asaltantes fallecidos, y más de 80 heridos, la mayoría de balas perdidas o accidentes causados por las estampidas y el caos que las explosiones causaron.

Las causas del ataque no son seguras. Todo apunta a que es un “aviso” de un general, encarcelado, cuyo juicio por “presunta participación” en el golpe de Estado de 2015 está pendiente…Detrás de ello, quizás el ex Presidente Compaoré, hoy nacionalizado marfileño… Un post no da para poder explicar los entresijos que soportan a esta suposición, pero tiene bastante lógica, y no me da demasiada tranquilidad, la verdad, porque el caso sigue abierto, lo que quiere decir que esto no se ha acabado…

Mapa zonas de riesgo en Burkina Faso después del atentado de marzo 2018.
Fuente: Embajada francesa
En esas dos horas posteriores al ataque (no os voy a mentir) durante unos pocos, eso sí, segundos y debido muy probablemente a una mezcla de rabia, pena, frustración e impotencia, pasaron por mi cabeza mil pensamientos sobre la conveniencia de seguir aquí… sobre todo pensando en mi condición de madre…, todo ello mientras desalojaba de la Maternelle a todos los niños de los proyectos, y a todo el personal. Los dos sitios que yo consideraba más seguros de todo el país, y a plena luz del día, habían sido atacados así, sin más… Pero ya os digo que fueron unos “segundines” de nada… Si lo que pretenden los terroristas es que salgamos corriendo, el efecto causado ha sido el contrario, y aquí seguimos, con más fuerza y ganas que nunca, por la sobredosis de cariño recibida de todos vosotros que os agradezco de corazón!

Os pido de corazón recéis a La Virgen de la Paz en Burkina, otro invento de mi padre…:-) Es que sin paz… pocas cosas son posibles, y más aún en un pueblo tan dulcemente pacífico como es el pueblo burkinabé…¡¡¡Juntos, seguimos!!! Y seguiremos…

27 diciembre 2017

La FAR a todo trapo, el país no tanto… (Post especial de JCVD)

Queridos Amigos de Rimkieta,

Foto 1. Integrantes del viaje de este año,con María Bacardit, “petit María”,
esperando ser recibidos por el Naaba de Zongo (jefe tradicional).
Una vez más por estas fechas, hemos viajado a Rimkieta, con objetivo de cuidar las relaciones institucionales y sociales, que también ese ámbito hemos de atender. Fuimos Chus Moldes, Eva Morcillo, Mercè Casanovas, Fernando Infiesta y yo mismo (Foto 1). El viaje de ida, diurno, tan divertido y cómodo como siempre. El regreso, nocturno, no tan divertido ni cómodo… también como siempre... El alojamiento allí, una casa con servicio para nosotros cinco, mucho mejor y más barato que un hotel. Gran acierto de “las Marías”. 

Con una agenda apretadilla (Foto 2), que, como siempre nos prepara María, y una llegada con un fenomenal comité de recepción, este año voy a relataros mis impresiones a través de fotografías, que os ayuden a transportaros a Rimkieta y Zongo, y con comentarios de personas de nuestra confianza en aquel país. Lo primero muy bien. Lo segundo podría estar mejor… Pero nosotros continuamos con la ilusión y empeño de siempre, que fortalecen vuestro continuo apoyo y el agradecimiento de aquellas buenas gentes.
Foto 2. Agenda del viaje
Foto 3. Una princesa de la maternelle, con restos del
desayuno en su sonrisa























La Maternelle (parvulario), y todo lo referente a la “Formación de niñas sin escolarizar” y a la alfabetización de mujeres, que dirigen en Rimkieta Rihanata y Mme. Hema, y supervisa Mercè desde Barcelona, funcionan como un reloj suizo. Son ya muchos los años de rodaje, y fenomenales profesionales, con un equipo de maestras, todas ellas con su plan de formación personal cada año. Las fotos 3 a 6 reflejan una cierta panorámica, con una “princesa” de la maternelle, recién acabado su desayuno, y con algunos restos de leche todavía en su sonrisa; Rihanata arengando al equipo en Rimkieta, el Pesebre de la Maternelle, tal y como allí los preparan; y una instantánea de una visitante amiga que colabora en la limpieza de mosquitos… Equipo y metodología perfectamente preparados para abordar el añorado proyecto de una segunda Maternelle para 500 niños en Zongo, en cuanto se nos concedan los terrenos.


Fotos 4, 5 y 6. Rihanata con el equipo de la FAR; el Pesebre de la maternelle, listo para recibir al Niño Jesús, como es tradición en Burkina; y la « mosquitera » natural.
Pozo Jeanologia III: visita in situ para programar los trabajos
de rehabilitación de acceso.
Manada de burros por la calle principal de Rimkieta
La materialización de la agenda de la foto 1, se llevó a cabo con los “previsibles”cambios de última hora de cada año, y pudimos abarcar todo lo programado.

Querría destacar que cada proyecto es objeto de supervisión directa desde Barcelona, por alguno de los componentes del “Equipo Central”, con objeto de contrastar la evolución de lo que periódicamente (desde cada semana, hasta cada mes, según la naturaleza del proyecto) se nos remite desde Rimkieta, para que os hagáis idea del rigor con que trabajamos. Pesado…, laborioso…, pero eficaz y que hace honor a nuestro lema de “empresa sin ánimo de lucro, pero con ánimo de superávit” que asegure, en lo posible, su futuro. O sea que, como cualquiera otra, atiende a lo que ahora se llama “sostenibilidad” y, siempre se había llamado “continuidad”…

Porque la FAR no tiene vocación de tamaño, pero sí, y muy acendrada, de permanencia y perseverancia. De tal manera que, después del “no-parar” de los 4 días de estancia allá, así como de cualquier reunión de trabajo, siempre se acompaña con un resumen y un “To Do”, con la persona responsable. Con la particularidad, de que no ponemos fecha límite, porque hace tiempo que llegamos a la conclusión de que en África, lo importante es “llegar” y lo imposible es “llegar antes”: su cultura, muy distante de la occidental, se podría formular no tanto en “no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”, como “sobrevive al hoy, y ya veremos qué pasa mañana…”.
Alfabetización de mujeres
Dura adaptación para cualquier europeo, que lleva a abandonar a los pocos años de iniciar una obra social en África.

Dicen nuestros críticos allí, que lo que más admiran de la FAR no es ya su tamaño (1.400 beneficiarios directos…), o el estado de las instalaciones (siempre impecables, hecho insólito), sino el que ya llevemos 13 años… a pie de obra…, todos creemos que, en buena medida, gracias a María (MVD) y, desde hace ya dos años, a la “petite María” (como todo el mundo conoce a María Bacardit en Rimkieta), y es de Terrassa: ¡menudo fichaje!

No son viajes de turismo o placer: son auténticas palizas, de “placentero y satisfactorio” trabajo. Este año, los cinco viajeros hemos coincidido en que ha sido el viaje más productivo y tranquilizador desde hace tiempo. Y es que, lo de perseverar no es tontería, porque trece años después, podemos decir que por fin empezamos a recoger frutos.

Clase de música en la actividad del domingo
del proyecto de formación y reinserción
de niños de la calle.
Y también comentar que tanto María, como Wendkuni, que se ha hecho el dueño de su barrio, como Patrick están perfectamente, si bien muy sujetos a las medidas de prudencia que la seguridad allí hoy impone.

Solo me queda daros las gracias a todos, porque nada de aquello sería posible sin vuestro soporte que tanto nos ayuda a perseverar en el día a día.

Deseando que hayáis pasado una Feliz Navidad, llena de bendiciones, salud y paz, en especial la familiar, os envío a todos un fuerte abrazo de corazón, Jcvd


29 noviembre 2017

Tond pusda yam bark wusogo yam sen sake mwa tond boola (*)

(*) ¡Muchas gracias a todos los que lo habéis hecho posible! 


Ambroise, Hervé y Moïse con sus diplomas
Ambroise, Moïse y Hervé, tres de los niños del proyecto de “Formación y reinserción de niños de la calle”, en cuyos curricula no falta de nada (robos y peleas en el taller, repetidas ausencias voluntarias, falta de limpieza y cuidado personal, etc.), integran la segunda promoción de aprendices FAR. Orgullosos, recogieron hace unos días el diploma que así lo atestigua.

Y es que, al igual que en la primera promoción de aprendices, esta segunda también ha pasado, con gran dificultad, de un camino de pinchos, a uno de piedras.

En un acto familiar, lleno de cariño, hemos procedido a la entrega de diplomas de fin de formación de talleres de los 3 niños de la segunda promoción: un carpintero y dos mecánicos de coches, que emprenden, desde ya, cargados de ilusión y con muchas ganas, un camino laboral, a través del cual podrán asegurar su futuro, y el de sus familias.
A la derecha, Ambroise y Moïse, el primer día de su
formación en el taller de mecánico, con Drissa y dos
compañeros de formación de la FAR

Gracias a sus más de 8 años de formación de la mano de la FAR, no sólo a título profesional en el taller, si no, mucho más importante, de la vida, Ambroise, Moïse y Hervé han pasado de corretear por las calles sin nada que hacer, con todo el riesgo que eso significa, a manejar las herramientas de carpintería y de mecánica de coche, con gran profesionalidad.

Durante estos años de formación, cualquier excusa ha sido buena para Ambroise, Moise y Hervé, para llegar tarde o hacer ausencias voluntarias: que si no he podido limpiar el uniforme y me he quedado en casa para hacerlo; que si de camino al taller me he encontrado con un coche averiado y me he parado a ver si podía ayudar a arreglarlo; que si no encuentro las botas de protección y sin ellas no puedo ir a la formación; que si ayer fue fiesta en casa del vecino y me acosté tarde; que si esta mañana llovía ; que si he pinchado la rueda de la bici justo al salir de casa y me he quedado para arreglarla… ¡Menudo trío!

A
Hervé, al inicio de su formación de carpintero,
puliendo una silla
demás, en el historial de uno de ellos, tampoco faltan incidentes más serios, como alguna implicación en  un robo, alguna pelea con los compañeros del taller, y un par de cortas “desapariciones” de 2 o 3 días, sin saber nada de él, por irse a trabajar con algún “encantador de serpientes” que promete el oro y el moro, creyéndose que el dinero fácil existe, y volviendo con el rabo entre las piernas al darse cuenta de que no es así. ¡Todo ha formado parte de su formación para la vida!

Tal y como les dije en mi “discursillo” el día de la graduación en mi muy, pero que muy precario mooré (la lengua de los Moosi, la etnia mayoritaria del país), “Tond pusda yam bark wusogo yam sen sake mwa tond boola”, es decir, ¡muchas gracias a todos los que lo habéis hecho posible! A “los Drissa’s” (como llamamos cariñosamente al equipo de responsables del proyecto), a los patronos de los talleres, y, sobre todo, a todos los “Amigos de Rimkieta” por vuestra apoyo y cariño, que son esenciales para ayudarnos a perseverar. No olvidéis que muchas otras promociones tienen todavía que venir y que contamos con vosotros para ello.


25 septiembre 2017

¿Colegios “poseídos”…?

En Burkina, y no sé si en otros países, no necesariamente africanos, existe un fenómeno, el “desmayo colectivo de niñas en clase”, que este año nos toca vivir de cerca.

Septiembre es el mes de preparación de la “rentrée” escolar, que aquí tiene lugar en octubre. Un mes dedicado a “engrasar la maquinaria”, que nunca se para totalmente, del nuevo curso de los 300 niños de la maternelle, los más de 100 niños y las más de 100 niñas de los proyectos de Formación de Niños de la calle y de Niñas sin escolarizar, las madres del proyecto de alfabetización, y las casi 500 becas escolares.
 
Esperando turno para renovar la beca escolar FAR
Y en esas estamos estas semanas, otorgando las becas escolares de este año que, como no podía ser de otra manera, me sorprenden con otra nueva peculiar historia, que os vengo a contar.

Es el caso de Aguiratou, una de las niñas becadas por la FAR desde hace 6 años, que empezará este año 4º de ESO. Su madre quiere cambiarla de colegio porque durante el pasado curso ha sufrido muchas "crisis de desmayo" en clase porque, en palabras suyas, y cito textual, “el colegio está poseído por “genios”…” (y cuando dice “genios” se refiere a los del árabe “yinn”, no a los del latín “genius”, es decir, los seres fantásticos de la mitología semítica…)

Como muchísimos otros fenómenos de Burkina, el de las “crisis de desmayo en clase”, que suelen ser colectivas (empieza una alumna y acaba cayendo la mayoría de la clase), se dan con bastante frecuencia, y se atribuyen a causas “paranormales”.

No tengo ninguna duda de que hay causas naturales que provocan estos desmayos, pero por si acaso, he hecho una búsqueda en internet de “desmayos en adolescentes” y hay miles de entradas. Y voilà, la primera que abro, señala como posibles desencadenantes, el “exceso de calor”, el “hambre” y “una inadecuada ingesta de líquidos/deshidratación”. ¡Bingo! En un país en el que las temperaturas son las que son, los medios para comer son escasos, y el acceso al agua potable para beber difícil, las tres causas son más que suficientes para entender las crisis de desmayos.

Con todo el cariño y comprensión, he intentado convencer a la madre de la niña a probar y ver cómo transcurre el año en el mismo colegio, asegurándose de que Aguiratou se alimenta e hidrata bien, señalando ambos problemas como posibles causas de los desmayos, pero, como podéis imaginar, ha sido en vano.
Representación de diferentes "genios" mediante máscaras

Difícil convencerla, cuando investigo un poco más y veo que el fenómeno en Burkina ha adquirido dimensión de “psicosis general” en algunos colegios. De ahí que los desmayos sean colectivos, la psicosis lleva a que una niña se desmaye y las otras la sigan.

¡Cómo resumir lo leído en los 5 minutos que he dedicado a investigar más sobre el asunto! De todo hay, pero me ha parecido curioso el caso del director de un colegio de Ouaga que prohibió a las alumnas llevar mechas artificiales en el pelo (muy frecuentes aquí), porque la enfermera del colegio había constatado que la mayoría de las niñas que sufrían desmayos llevaban este tipo de mechas… La enfermera concluyó pues que, aunque no fuera la causa principal, estas mechas contribuían a los desmayos… En los centros de salud donde son evacuadas las niñas desmayadas, suelen señalar como causa “el pánico causado por la presión de los estudios”… Pero la creencia social apunta como principal causa, el emplazamiento de los colegios, quizás bajo antiguos cementerios o “altares” de sacrificios, o el mal de ojo, ya sea a la niña que se desmaya, o al director del colegio…

El caso de Aguiratou es un ejemplo más de la presencia que tiene la creencia en las “fuerzas ocultas” en el día a día de esta maravillosa sociedad. Y me sirve para aprender algo más de ella, y recordar que es un factor importantísimo que juega un papel primordial en su día a día.

Recordaréis, en la misma línea, el caso que os relaté el año pasado de Inoussa (http://amigosderimkieta.blogspot.com/2016/09/segunda-oportunidad-para-inoussa.html) que, por cierto, ha terminado el curso con un 8,5/10 y pasa a 5º de primaria.

¡Ya veremos qué nos depara el año que viene!