27 junio 2019

¿Wak? (Mal de ojo...)


Un hechicero sentado entre sus fetiches.
Foto: AFP Issouf Sanogo 
Hace un par de días falleció el padre de una gran amiga. Quiero creer que una autopsia descartaría el motivo por el que, de la noche a la mañana, sin ningún síntoma de enfermedad, dicen que ha fallecido: un “wak (“mal de ojo”) de un familiar por un problema de propiedad de terrenos.

La brujería, que entiendo como esa “creencia según la cual un mal inexplicado es debido a la intención maléfica de personas dotadas de poderes sobrenaturales”, tiene un gran peso en el tejido social de Burkina en su día a día. Son abundantes los marabús y brujos y brujas, que, con sus poderes ocultos, supuestos o reales, atraen una abundante clientela en busca de riqueza, salud, venganza… Son muchos los hombres y mujeres, de toda clase social, que les visitan a diario. Y creo que el 99% de la población cree en ellos. Mueven mucho dinero y se les atribuyen desapariciones a diario de personas para sacrificios.

Una casa del refugio de "ladronas de almas" en Boassa.
Foto: Santi Llobet
Hace un par de años, sin ir más lejos, una de las mujeres responsables del mantenimiento y ventas del pozo de la FAR “Jeanología I” en Zongo, fue acusada de haber provocado el desbordamiento de un canal de evacuación de aguas, motivo por el cual fallecieron 5 niños, entre los cuales se encontraba su propio nieto. El propósito: robarles el alma para sacrificios… Con el tiempo, que todo lo pone en su sitio, la acusación quedó en una “anécdota”, si me permitís la palabra, sin consecuencias para la mujer.

Nuestra mujer ha tenido mucha suerte, porque este tipo de acusaciones, que siempre son “juzgadas” por un comité local de vecinos, acaban en el destierro de la mujer, rechazada por sus familiares y amigos, dejando de existir para la sociedad. El destierro de estas pobres mujeres es un problema tan grande, que el mismo Gobierno tiene centros para acogerlas.

Zoungrana Lampoko, 89 años, sordomuda, acusada por el
rito "Le port de Siongo" de haber matado a su marido.
Foto: Santi Llobet
Las justificaciones de las acusaciones a estas mujeres son variopintas, y cada cual más banal. Desde el hecho de no haber tenido hijos, a la muerte o enfermedad del marido (acusación que será hecha por parte de la familia del marido), una enfermedad de algún familiar…

Hace poco me contaban sobre un ritual ancestral llamado "Le port de Siongo" que consiste en reunir a todo el poblado o vecindario y portar el cadáver de una persona que supuestamente ha fallecido en circunstancias sobrenaturales. Éste, el cadáver, guiará a sus porteadores hacia el responsable de su muerte, que, siempre, suele ser una mujer… Lo mejor que le puede pasar a la mujer es presentir que va a ser acusada y huir antes de que el ritual tenga lugar porque la mejor de las suertes que le puede llegar es el ser lapidada por ello…

Nuestro querido Naaba, reunido con las mujeres del huerto
El proyecto del huerto “Fundación Netri” para mujeres en Zongo de la FAR también ha tenido su anécdota, y esto sí que ha sido una anécdota, hace unas semanas. Una de las mujeres que trabaja en él, encontró en su parcela lo que creyó era un “wak” (mal de ojo): un papel que envolvía unos polvos. El temor se apoderó de todas las mujeres, que desertaron el huerto como si estuviera poseído. Nos llamaron y fuimos inmediatamente a ver al Naaba de Rimkieta y Zongo, el jefe local tradicional, que juega un importantísimo rol de cohesión social en Burkina. Tenemos una maravillosa relación con él. El propio huerto se lleva a cabo en un terreno de su propiedad, cedido para el uso de la FAR. A “sa Majesté”, que es el trato propio de los Naaba aquí, le faltó tiempo para decir a las mujeres que eso no era un sacrificio ni nada, que se dejaran de tonterías y que se pusieran a trabajar. El Naaba cree que alguien pretendía asustar a la mujer de la parcela, muy probablemente, por alguna trifulca familiar. Y si un Naaba, personalidad por excelencia honrada para el ejercicio de los rituales y sacrificios tradicionales, dice que no es nada, no es nada. Así que tal cual salíamos de su casa, las mujeres se dirigieron al huerto a regar, que ya tocaba.

Fetiches utilizados para los sacrificios. Foto: Santi Llobet
He empezado el post diciendo que “quiero creer” que una autopsia descartaría lo sobrenatural del fallecimiento del padre de mi amiga. Y quiero creerlo porque, de la misma manera que encuentro una explicación natural a la mayoría de sucesos a los que aquí no se la encuentran, también hay otros cuantos en los que la racionalidad no es tan evidente, y es humano que me quede, cuando menos, con una cierta duda… Parecido a aquello de nuestras “meigas e bruxas galegas que existir non existen mais habelas haynas…

Para acabar, una pequeña confesión que viene al caso: cada vez que cortamos el pelo a mi hijo Wendkuni lo recogemos y nos lo llevamos a casa. En la propia peluquería tienen la costumbre de hacerlo. Por si acaso, que aquí con el pelo se hacen muchos rituales. Mucho me temo que, tal y como también mi padre se teme, debo de estar “africanizándome”, para lo bueno, que lo hay y mucho, y para lo malo…:-)

Mil gracias al fotógrafo Santi Llobet (https://milestones.es/sorcieres/) por sus fotos, cada una de ellas con una tremenda historia detrás. Aquí os dejo algunas de ellas:

Sidmanega Gansonré, madre de 9 hijos, 93 años (fallecida en 2018). Tras el fallecimiento del hijo de su "coépouse" (la segunda mujer de su marido), fue acusada de brujería, muy probablemente por la "coépouse" para quedarse sóla con el marido. Vivió más de 25 años desterrada.

Falato Warma, 71 años, madre de 4 hijos, vive desterrada desde hace más de 30 años. Le acusaron, con el ritual de "Le port de Siongo", de haber causado la muerte a un niño de 5 años.  


Marceline Zongo, 76 años, madre de 7 hijos. Tras la muerte de su marido, el hermano pequeño de éste quiso casarse con ella. Pero una de sus mujeres (tenía ya 2), estaba enferma de VIH y Marceline se negó a casarse con él. Tras el fallecimiento de uno de los hijos de la mujer con sida, fue acusada de haberle causado la muerte y desterrada. 


31 mayo 2019

Evitando un linchamiento


Un colmado de Rimkieta
Desde hace algunos meses estamos gestionando un caso muy, muy delicado: el de AK, una de las niñas del proyecto de “Formación de Niñas sin Escolarizar” que ha sufrido un abuso sexual por parte del vendedor del colmado, vecino de su casa, y a donde habitualmente iba a hacer las pequeñas compras diarias de la familia.

No voy a “aburriros” con todos los detalles, pero gracias a la valentía de la niña, y gracias a nuestro acompañamiento y a un tratamiento psicológico, AK está superándolo. Este año acabará el curso escolar siendo la 3ª de una clase de 75 alumnos. Además, gracias a la comprensión del padre, que ha aceptado dejar que la justicia haga su trabajo, porque aquí el que la hace la paga (ver post “Tomarse la justicia por la mano”), el tendero ha admitido los abusos, a AK, y a otras cuantas niñas y se encuentra a la espera de juicio. 

Normalmente, cuando uno ha admitido un delito y está a la espera de juicio, lo hace arrestado en prisión. Pero por lo visto, y lamentablemente, desde hace unos meses, los GSP (Guardas de Seguridad Penitenciaria), están en huelga, con servicios mínimos, entorpeciendo el proceso judicial, lo que hace que no se acepten ingresos nuevos en la MACO (Maison d'Arrêt et Correction de Ouagadougou). Por este motivo, el tendero ha pasado dos meses arrestado en comisaría, cuando en realidad sólo se debería estar un máximo de 72h, y ayer fue liberado, hasta que se resuelva el conflicto de la MACO… 

Entrada al Palacio de Justicia de Ouaga.
Foto: "aOuaga.com par A.O."
Cuando recibimos la noticia de la liberación del tendero, lo primero que hicimos fue hablar con el padre de la niña. Porque una cosa es aceptar que la justicia haga su trabajo, y otra muy distinta, es aceptar que la justicia no lo esté haciendo y que el criminal está en la calle, sin juicio…  No es fácil comunicar algo así… y hemos tenido que asistir a la reacción de un padre al que le faltaba tiempo para levantarse de la silla para salir a linchar al tendero. No lo hubiera hecho sólo, sino con un montón de vecinos y familiares que le hubieran acompañado sin pensárselo dos veces. La madre, al lado de su marido, sin necesidad de decir nada, ya que la expresión de su cara transmitía su total asentimiento. Comprensivas, hemos tenido que mediar para calmar el corazón ardiente de unos padres desolados.

En Burkina existe una desconfianza total en el sistema judicial. La corrupción es uno de los motivos principales, pero también la percepción de que los cuerpos de seguridad y la ley no son capaces de cumplir sus funciones mínimas. 

Edificio principal de la MACO.
Foto: mediaterre.org
Sin ir más lejos, la MACO, la única prisión que hay en Ouaga, la capital, tiene capacidad para alojar 600 presos, pero siempre alberga al triple de reclusos. Hace unos años compartí mesa en una cena informal entre amigos con el Director General en ese momento. Aproveché para satisfacer mi curiosidad y le acribillé a preguntas, que contestó sin ningún tipo de problema, aunque me parece a mí que también un poco desconcertado ya que aquí no es usual que las mujeres pregunten…

Por si alguno tiene también curiosidad, algunos datos de la cárcel principal de Burkina Faso:

- Personal: entre seguridad, administración y acción social, trabajaban en la MACO unas 150 personas.

Celda de la MACO "superhabitada".
Foto: "journaldekin.com"
- Celdas: el único “mobiliario” son las esterillas en el suelo para dormir, tienen capacidad para 4 reclusos, aunque suelen dormir entre 10 y 12.

- Tipo de reclusos: en aquel momento me dijo que, de los 1.460 reclusos, 20 eran mujeres, 30 menores de edad y el resto hombres.

- Nacionalidades delincuentes. Las más frecuentes son de la propia Burkina, y países vecinos como Togo, Benín, Níger y Mali. Y también tenían en aquel momento algún que otro americano y europeo.

- Delitos más usuales: el robo y el “abuso de confianza” en los hombres, y la “brujería” en las mujeres.

Sirviendo la comida en el suelo del patio de la MACO.
Foto: Dorit Libre TV
- Alimentación: dos veces al día, por la mañana lo que aquí llaman la “bouille” (que podría traducirse por “hervido” de agua con harina de mijo o maíz y azúcar) y “tô” (comida tradicional de Burkina, también hecha a base de mijo o maíz) o arroz por la noche. A medio día, el que tiene suerte, puede recibir la comida que sus familiares o amigos le traigan.

- Higiene: aunque no hay control al respecto, tienen obligación de ducharse una vez al día y lavar cada uno su ropa una vez por semana, para lo que se les proporciona jabón.

- Enfermedades más frecuentes: además de la malaria, las relacionadas con las articulaciones, la vista y la piel.

- Ejercicio: tienen obligación de salir al patio a caminar una hora al día y a hacer deporte los martes y jueves por la tarde. Teóricamente debería de ser todos los presos todos los días, pero como tienen overbooking, hacen turnos por lo que en realidad acaban haciendo “algo de ejercicio”.

- Servicios religiosos: entre otras instalaciones, el recinto de la prisión tiene una capilla católica, una protestante y una mezquita con servicios religiosos diarios para quien quiera.

- Visitas: los presos pueden recibir visitas los fines de semana y la media suele ser de unas 500 visitas los sábados y hasta de 1.000 los domingos.

Muro exterior del Palacio de Justicia de Ouaga
Cuando he empezado a escribir este post, no era mi intención acabar contándoos la situación carcelaria de Burkina, pero a medida que iba escribiendo, me ha parecido un buen momento para compartirla con vosotros. En verdad, cuando he empezado a escribir, lo he hecho dejándome llevar por la rabia de saber que el tendero está libre. Pero no voy a ser yo quien añada más leña al fuego, y voy a confiar en que la justicia hará su trabajo.

Porque, cueste lo que cueste, la familia de AK necesita a su lado un acompañamiento de la FAR en tono conciliador, que les muestre el camino paralelo a la “justicia” primitiva del linchamiento público.


26 abril 2019

¿“Amigo de Rimkieta”?

Entrada a Urgencias del Hospital Yalgado de Ouaga
¡Menudos días llevamos! Alyetou, ex alumna de la maternelle y actualmente becada escolar, ha sufrido un dengue severo que le ha dejado importantes secuelas neurológicas. A una de nuestras queridas becadas universitarias, Ivette, le han diagnosticado un glaucoma. Issà, becado escolar, está ingresado desde hace una semana, muy malito, y no hay manera de tener, por el momento, un diagnóstico de lo que le está pasando. A Abdoul Aziz, uno de los niños del proyecto de “Formación y Reinserción de niños de la calle” le han operado de urgencias de una hernia umbilical. Y Mamounata, de 17 años, una de las niñas del proyecto de “Formación de niñas sin escolarizar”, vino ayer mismo a decirnos que está embarazada…

Tratamiento de la malaria con transfusión. Foto @DR
Aunque la salud como tal no es uno de los ejes principales de nuestra actuación en Rimkieta, todo está directamente relacionado con ella, y casi todos los días tenemos alguna actuación relacionada con la salud. Lo más corriente, día sí, día también, es algún niño con malaria o fiebre tifoidea, a las que desgraciadamente estamos ya tan habituados aquí y que serían auténticas tragedias en Europa. Y durante el periodo del harmattan, el viento seco del desierto del Sahara cargado de arena y polvo, que nos “visita” cada año desde noviembre a finales de marzo, favorece enfermedades como la neumonía, bronquitis, tuberculosis, asma y meningitis. Una delicia, la verdad.

Aldelphe, antes de ser operada, con su madre
Además, tenemos los casos del maravilloso proyecto de “Asistencias Sanitarias”, gracias al cual actualmente podemos atender, económicamente, que es importantísimo pero, sobre todo, acompañando moralmente y ayudando en la gestión de las visitas médicas, que aquí es una locura, a 5 niñas, de las que me gusta destacar el caso de Adelphe, que como recordaréis, tras una quemadura gravísima de las dos piernas y tras dos años de intervenciones de injertos de piel y rehabilitación, ya vuelve a andar (Ver post)

Y de repente, llevamos unos días en los que no damos abasto con los “casos extras” que estamos atendiendo.

Alyetou, la niña con secuelas neurológicas debido a un dengue severo, ha tenido que dejar el cole y ha pasado del proyecto de Becas Escolares al de Asistencias Sanitarias. Gracias a la ayuda de todos los “Amigos de Rimkieta” estamos haciendo un diagnóstico completo del alcance de las secuelas y trataremos de ayudarle a recuperar el máximo para ver si es posible su vuelta al cole…


Ivette, la chica becada universitaria con glaucoma, gracias a la ayuda de todos los “Amigos de Rimkieta”, y muy especialmente a la de nuestra querida doctora Idoia Rodríguez de Barraquer, tendrá nuestro acompañamiento para asegurarnos de que, con la correcta medicación y seguimiento, no acabará perdiendo la vista de los dos ojos, como les ocurrió a su madre y a su abuela.

Estampa habitual de las urgencias de la pediatría Charles de Gaulle en Ouaga

Issà, ingresado desde hace más de una semana “sin diagnóstico”, está siendo atendido en el hospital pediátrico de Ouagadougou con nuestro acompañamiento y ayuda, indispensables ambos en medio del caos de lo que son las urgencias en ese hospital, gracias de nuevo a la ayuda de todos los “Amigos de Rimkieta”. Y seguiremos a su lado hasta que consigamos un diagnóstico y podamos ayudarle en todo lo necesario para su recuperación.

Abdoul Aziz, ha sido operado de hernia umbilical, en un avanzado estado y casi al límite de derivar en una peritonitis, gracias a la ayuda de todos los “Amigos de Rimkieta”.


Sesión de educación de la sexualidad a las niñas del proyecto de
Formación de Niñas sin Escolarizar FAR
Y por último Mamounata, de 17 años, esa edad complicada en la que no se es niña, pero tampoco mujer, que se cree enamorada de un chico de 26 años, y que se ha quedado embarazada. No es el primer caso que tenemos. Recordaréis a Anne, cuyo hijo cumplirá en un par de meses un año, sano y fuerte (Ver post). La tasa de embarazos en adolescentes, niñas de 15 a 19 años, es de más del 10% en Burkina (Naciones Unidas). Tenemos actualmente unas 500 niñas entre la maternelle, el proyecto de formación de niñas sin escolarizar y las becas escolares, y seguiremos, gracias a la ayuda de todos los “Amigos de Rimkieta”, invirtiendo en educación de la sexualidad a todas las niñas y niños de nuestros proyectos, y a sus padres y tutores, para intentar reducir esa tasa.

Os cuento todo esto hoy porque a veces me da la sensación de que no llego a transmitiros, con la fuerza que debería, lo que aquí significa vuestra ayuda. No es el objeto principal de la FAR atender casos particulares. Y, de hecho, tenemos el firme propósito de no hacerlo. Pero por unas u otras razones, cuando alguien de tu entorno cae en situación de grave dificultad o necesidad no somos capaces de resistirnos. Calificaba arriba de “maravilloso” el proyecto de Asistencias Sanitarias. Maravilloso y sorprendente, porque está tejido por un continuo de excepciones que no están en nuestro objetivo, pero que no somos capaces de no atender…

Espero haber conseguido daros un poco de perspectiva, perspectiva de algo que no se ve, pero que está, con la descripción de estos casos concretos, porque cada uno de ellos también es el significado de ser un “Amigo de Rimkieta”. Y para los que nos seguís, pero todavía no lo sois, ¡hacerse amigos de Rimkieta es muy fácil y os animo a ello! (Link para hacerse “Amigo de Rimkieta)

¡Muchas gracias de corazón a todos!

25 marzo 2019

La realidad de los “8 de marzo” en Burkina

Tela conmemorativa del 8 de marzo 2019 de Burkina

El 8 de Marzo “celebramos” el día internacional de la mujer. En Burkina, durante ese día, uno entre los 365 que tiene el año, a la mujer se le “concede el derecho” de “aparcar” todos sus problemas y responsabilidades. Las pocas que pueden permitírselo, por su coste, unos 15€, se vestirán con la emblemática tela conmemorativa que cada año diseñan a tal efecto. Y saldrán de casa para sentarse en un bar con sus amigas, y compartir un rato juntas, y hasta bailarán... para volver de nuevo a casa por la noche, a las mismas angustias y problemas que allí les han estado esperando durante todo el día, y que les acompañarán hasta el 8 de marzo del año siguiente. 
 
Mientras tanto, y mientras aquello no cambie, cada 2 segundos, sí, cada 2 segundos, una niña es casada en algún lugar del mundo. En Burkina, un 10% de las jóvenes que hoy en día tienen entre 20 y 24 años, se casaron siendo niñas, antes de los 15, y más del 50%, antes de los 18 (fuente UNICEF).



Un paritorio de Burkina Faso
Y mientras tanto también, durante los 365 días del año, cada día, sí, cada día, mueren alrededor de 830 mujeres dando a luz, un 99% de cuyas muertes tiene lugar en países en vías de desarrollo, y la gran mayoría de las cuales, podrían haberse evitado. En Burkina, tan sólo un 65% de los partos fue asistido por personal sanitario cualificado (fuente OMS). Según datos de Naciones Unidas, la tasa de maternidad de adolescentes (niñas de 15 a 19 años) en Burkina es de más del 10%. En España, por hacer una comparativa, es del 0,8%. De los 123 millones de adultos analfabetos en el mundo, 76 millones son mujeres (casi dos tercios). En Burkina, más de un 32% de niñas no va a la escuela primaria… Privadas de una educación básica y con muy baja cultura familiar en favor de la educación, más de un 52% de las jóvenes de entre 15 y 20 años son analfabetas. En Burkina, sólo un 6% de las mujeres cursa o ha cursado estudios superiores. Sólo un 35% de las mujeres tiene una cuenta abierta en un banco...  

En Burkina más de un 32% de niñas no van a la escuela primaria.
Son el objetivo del proyecto de Formación de niñas sin escolarizar"
de la FAR, niñas a las que llamamos cariñosamente, "cenicientas"
 
Podría seguir dando porcentajes y no acabaría… Porque no he reflejado datos de las niñas expuestas a todo tipo de injusticias o maltratos (las que con todo cariño llamamos “cenicientas” del proyecto de “Formación y Reinserción de niñas sin escolarizar” de la FAR) o de violencia y explotación sexual… Y es que, a pesar de que he constatado algún progreso en los últimos años, la mayoría de las mujeres burkinabé sigue estando marginada y no se la tiene en cuenta en los procesos de decisión en el ámbito familiar, por lo que ni hablemos a nivel local o nacional.  La gran mayoría sigue viviendo en situación de fuerte dependencia, debido a todo lo comentado, el analfabetismo, los matrimonios precoces forzados, la maternidad temprana, etc. 


Según la OECD, se estima en 200 millones las niñas y mujeres que
han sufrido algún tipo de MGF
En días como el 8 de marzo, mi convencimiento de la misión de la FAR, donde las mujeres y los niños son los protagonistas, no sólo se reafirma, si no que se acrecienta. Todavía hay mucho camino por andar, y este año damos un paso adelante con la sensibilización contra la Mutilación Genital Femenina (MGF). Según la OECD, en 2018 se estima que 200 millones de niñas y mujeres en el mundo habían sufrido algún tipo de MGF. A pesar de estar prohibido en Burkina, se practica habitualmente, con un 63%, de niñas y mujeres mutiladas, la mayoría de casos en niñas de una edad media de unos 6 años. Tenemos mucha ilusión puesta en este nuevo proyecto, que podremos llevar a cabo gracias a que seguís, año tras año, empujándonos y animándonos a continuar. 


Terminaré hoy compartiendo con vosotros una anécdota de hace unos meses, cuando gestioné la venta de un coche de un amigo español, que tuvo que irse repentinamente de Burkina y que lo dejó a mi nombre, para que me encargara en su ausencia. No pude vender el coche sin autorización de mi marido… aún y estando el coche a mi nombre, y aún y estando casados en régimen de separación de bienes…

Buenos son los 8 de marzo, pero en algunos países al menos casi resulta grotesco e hiriente lo que se celebra y cómo se celebra. ¡Lo dicho, todavía tenemos mucho camino por andar!
 
Una madre y sus dos hijas, una en la espalda y la otra de la mano, caminan por una calle de Rimkieta



25 febrero 2019

“Pedalear a 12km/h o caminar a 2,5km/h, he aquí la diferencia” por JCVD

Bicis como único medio de transporte posible. Dos mujeres
de Zongo transportan los enseres de sus pequeños comercios.
En nuestro medio, el que conocemos como mundo desarrollado, una bici es un aparato lúdico-deportivo, porque así nació hace dos siglos, concretamente en 1817 gracias al ingenio del barón K. Drais. Pero no en todo el mundo la bici sirve para divertirse o hacer deporte. Hay lugares en la Tierra donde la bici es el único modo de transporte posible.

Una bici significa poder transportar fácilmente tres bidones
de agua, en vez de tener que cargar con uno sólo.
Se estima que en el mundo hay unos mil millones de bicis que se utilizan como medio de transporte o para hacer ejercicio. El crecimiento del parque mundial de bicicletas es desigual allá donde tenía como principal objeto servir de diversión o ejercicio físico, hasta que apareció la eléctrica, hace pocos años y donde su uso tiene por objeto algo completamente distinto y cercano a la supervivencia…  La bici como medio de transporte, que hasta hace bien poco solo se utilizaba en algunos países llanos, se está extendiendo en muchas ciudades gracias a las nuevas baterías de gran capacidad de carga y relativo peso. Pero no todo es así en este mundo.

Seguramente la gran mayoría de esos mil millones de bicicletas no está dedicada a la diversión ni el deporte. En muchos lugares la bici es un tesoro, que hace posible trasladarse de un lugar a otro, a velocidades superiores a los 10 o 12km por hora, muy en particular en lugares en donde las temperaturas, no permiten a los propios lugareños caminar a más de 2,5km por hora.
Una bici significa llegar más lejos, con menos esfuerzo

Ése es el caso de Uagadugú, la capital de Burkina Faso, y de su barrio de Rimkieta en particular, como de todos los países en donde el Bajo Sahel, ejerce su dura influencia. Terreno irregular (llano, pero arenoso y lleno de baches por causa de la temporada anual de lluvias), de altas temperaturas (la mayoría del año por encima de los 35º y muchas horas cada día por encima de los 40º), con largas distancias a recorrer (Rimkieta viene a tener unos ¿30km2?, digamos que ¿un tercio? de Barcelona), sus habitantes no tienen fácil moverse, relacionarse, comerciar, asistir a medios de formación, acudir a la oración, al médico o al curandero…

Hace unos años caímos en la cuenta de todo lo que puede llegar a caber encima de una bici, cuando no hay más remedio, y personalmente me encapriché con la idea de facilitar bicicletas a precio social. Veía yo bicis con varias personas, muebles, animales, sacos… Aquello tenía que ser muy útil. Y averiguamos que efectivamente una bicicleta era algo difícilmente adquirible por nuestras mujeres ya que costaban como dos y hasta tres meses de salario base… Además, pensamos, una bici debería dar mucha autonomía a cualquiera de las mujeres para poder trasladarse para trabajar. Y nos pusimos a ello.
Últimos retoques antes de la entrega de bicis

Encontramos un importador de bicicletas “France au revoir” (bicicletas de Europa de segunda mano, de muy buena calidad) que, revisadas, puestas al día y pintadas, podrían salirnos por unos 65€. En un país donde el salario base interprofesional es de 1,4€ al día… decidimos ofrecer las bicis por más o menos la mitad de su coste, que vienen a ser un mes de salario base, y a pagar en cómodos plazos durante un año.

La beneficiaria firma el contrato de compra de la bici, ante
la atenta mirada de sus dos avalistas morales.
Y así llevamos facilitadas más de 3.000 bicis en 5 años a razón de 45 bicis mensuales, salvo agosto, y en diciembre 200, lo que suma alrededor de las 700 unidades anuales. Esas 700 bicis al año no son ni pocas, ni muchas… Son las que nuestro equipo local es capaz de gestionar y administrar rigurosamente: ficha de la bici, contrato con la beneficiaria y sus dos avalistas “morales”, seguimiento de las reparaciones (que, para abreviar, digamos que se pagan a medias, con la futura dueña de la bici, con el fin de ayudarles a crear el hábito del mantenimiento de las cosas, hábito inexistente en aquella cultura…), sensibilización en seguridad vial, cobro mensual de 3€ (unas 2.000Fcfa) a cada beneficiaria, entrega final… Un laborioso trabajo.

El impacto social de este proyecto es importante, porque estimando una población de alrededor de 95.000 personas en Rimkietá, y suponiendo un número de cuatro beneficiarios por bicicleta, hemos “motorizado” seguramente a unas 12.000 personas, más de un 10% de la población. Personas que ahora comercian en esto o aquello, que se visitan unas a otras, que trasladan a niños al cole, que acuden al CAP… y antes no lo hacían, o lo hacían solo en caso de extrema necesidad. 
Firma del contrato de compra

En la FAR no nos dedicamos a cosechar éxitos, pero estoy seguro de que la contribución social del “Proyecto Bicis” es muy alta, porque solo con ver las caras de las beneficiarias en las entregas mensuales se siente esa alegría interior del bien hecho…Difícil describir una cualquiera de esas caras en ese momento… Lo más parecidas a la de unos niños frente al regalo de Reyes o la sorpresa del Ratoncito Perez…

De todo ello podría dar testimonio fehaciente nuestra primera empleada del equipo de la FAR que es Sylvie, que vive el proyecto como si todas las bicis fueran para ella. Y también nuestro Drissa, gran jefe de los proyectos Niños de la Calle y Entrenamiento Deportivo, que es el responsable de recuperar las bicis impagadas y la propia María Bacardit conocida como “petite María”, que supervisa allí el proyecto, o Eva que hace lo propio desde Barcelona.

Más de tres mil mujeres y niños, que directamente se han beneficiado de la FAR, más de tres mil mujeres y niños, a las que entre todos los Amigos de la FAR hemos cambiado sus vidas.

Muchas gracias por vuestro soporte para repartir tanta movilidad y, sobre todo, tanta alegría.





08 enero 2019

¡También es Navidad en Rimkieta!

¡Sí, así es, también celebramos la Navidad aquí en Rimkieta! Y Mme. Hema, adjunta a la responsable de la maternelle “Valencia”, lo explica de maravilla en el último rapport del proyecto, que comparto hoy con vosotros. ¡Juzgad vosotros mismos!

« Comme toutes les années, l’arbre de Noël des enfants de la maternelle, du projet de formation de filles non scolarisées et des enfants de la rue, organisé au sein de la maternelle, a été fêté le vendredi 21 décembre 2018. Cette cérémonie d’arbre de Noël a également marqué les congés du 1er trimestre qui va durer deux semaines. La reprise des cours est prévue pour le lundi 07 Janvier 2019.

Nous avons cette année encore accueilli M. Tall, un des jeunes comédiens de la troupe qui nous fait les sketchs des différentes sensibilisations de la FAR (plantation arbres, sécurité routière, etc..), qui, bénévolement, nous a accompagnés en cette fête dans le rôle du Père Noël.

Les enfants de la maternelle, ainsi que les filles, et aussi les garçons des Drissa, ont présenté des chants de Noël, des ballets, des poésies et des sketchs, sur la naissance de l’enfant Jésus.
Après les prestations des enfants, les voies d’eux toutes entonnaient un chant du Père Noël, qui annonçait son apparition, dans sa tenue rouge blanc, en tenant son gros sac plein de cadeaux sur son épaule.  Les enfants étaient très contents au vu du Père Noël. Les plus curieux cherchait à le toucher, mais d’autres avaient peur, car c’est la première fois de le voir. Le Père Noël dansait au rythme des chants et posaient des petites questions aux enfants sur la Noël. Les enfants ont reçu un cadeau du Père Noël compose de pop-corn, beignets de crevette et des bonbons. La cérémonie a pris fin avec un repas commun pour tous les enfants ».



Traducción

"Como todos los años, la fiesta del “arbre de Noël” para los niños de la maternelle, las niñas del proyecto de formación de niñas sin escolarizar y los niños de los “Dri” (niños del proyecto de formación y reinsrción de niños de la calle), organizado en el patio del parvulario, se celebró el viernes 21 de diciembre de 2018. Esta ceremonia del “arbre de Noël” también marcó el incio de las vacaciones del primer trimestre, que durarán dos semanas.Las clases se reanudarán el lunes 07 de enero de 2019.

Este año nuevamente hemos dado la bienvenida al Sr. Tall, uno de los jóvenes actores de la compañía de teatro que nos hace los sketch de las diversas sensibilizaciones de las FAR (plantación de árboles, seguridad vial, etc.), que, voluntariamente, nos acompaó en esta fiesta, en el papel de Santa Claus.
Los niños del parvulario, así como las niñas y los niños de “Dri”, cantaron alegres villancicos, representaron ballets, poemas y poesísas sobre el nacimiento del niño Jesús.

Después de las actuaciones de los niños, las voces de todos ellos entonaron una canción de Santa Claus, con la que anunciaron su aparición, con su traje rojo y blanco, que sostenía una gran bolsa llena de regalos en su hombro. Los niños estaban muy contentos de ver a Santa Claus. Los más curiosos intentaron tocarle, y otros tenían miedo, porque es la primera vez que le ven. Santa bailaba al ritmo de las canciones y hacía pequeñas preguntas a los niños sobre la Navidad. Los niños recibieron un regalo de Santa compuesto de palomitas de maíz, cortezas y caramelos. La ceremonia terminó con una comida común para todos los niños”

28 noviembre 2018

¡Y Adelphe vuelve a caminar!

Cuando digo que Burkina me roba la energía a diario, pero me la devuelve por duplicado, es por casos como el de Aline, que compartí con vosotros el mes pasado, una de las vivencias más desoladoras que he vivido. Pero gracias a Dios, también hay casos como el de Adelphe, que después de sufrir quemaduras de tercer grado en ambas piernas, ¡hoy vuelve caminar!

Un rincón de Zongo
Adelphe es la mayor de una familia de 3 hijos, que quedaron huérfanos de padre, por una “courte maladie” (enfermedad corta), que es el “diagnóstico” que dan aquí cuando no se sabe por qué alguien muere repentinamente…. Viven en Zongo, barrio contiguo a Rimkieta que no está parcelado, en una casa de una sola estancia, de adobe, sin agua ni electricidad. La madre trabaja limpiando casas y tejiendo. Como suele ocurrir en estos casos, al fallecer el padre, la familia política cortó toda relación con ella. Y su familia directa vive lejos, por lo que no puede contar con ellos. 

Adelphe, antes de ser operada, con su madre
Lo que sabemos de Adelphe es que cuando tenía 8 años se desmayó, permaneció en coma durante unos días, y despertó con una serie de daños cerebrales y epilepsia. Dos años más tarde, Adelphe, que pasaba el tiempo mendigando por las calles, formó parte del proceso de selección de las niñas del proyecto de “Formación de Niñas sin Escolarizar”. Tras dos semanas de prueba, comprobamos que tenía una enorme falta de capacidad de concentración y atención, y de poder estar sentada quieta más de 2 minutos seguidos. No se adaptaba a la clase, no estaba tranquila. Decidimos integrarla en el proyecto de “Asistencias sanitarias”, con el fin de intentar tener un diagnóstico más preciso del alcance de su lesión, ver sus capacidades e intentar buscar un proyecto que se adaptara a sus necesidades.

A los pocos días de su primera visita médica en Fitima, uno de los dos únicos centros de reeducación del país, Adelphe se quemó las dos piernas en un accidente doméstico, al caerse en una marmita. Adelphe permaneció hospitalizada durante dos semanas y sin haber terminado las curas, le dieron el alta para que fura a otro hospital por falta de personal médico (explicaciones de la madre que no pudimos comprobar…) La madre, sin comunicárnoslo, llevó a Adelphe al pueblo maternal, donde continuaron las curas de manera tradicional… Cuando consideraron que ya estaba “curada”, un mes durante el cual no tuvimos ninguna noticia de Adelphe o de su madre, volvieron a Zongo y vinieron a vernos a la FAR,  vimos las consecuencias de no haber terminado las curas en el hospital y de no haber realizado ninguna rehabilitación: le quedaron las dos piernas anquilosadas y retraídas, impidiéndole andar y obligándole a desplazarse arrastrándose por el suelo.

Rehabilitación con el Dr. Javier
Después de un año batallando con el hospital público para conseguir que nos programaran una operación para realizar injertos en las piernas de Adelphe e intentar conseguir que volviera a andar, se nos abrió la puerta de la maravillosa comunidad de médicos cubanos residentes en Burkina.

Conocimos al gran doctor y mejor persona Ciro Estrada, cirujano especialista en reconstrucción de quemaduras, al que le quedaba menos de un par de semanas de servicio en Burkina, pero que antes de irse se ocupó con muchísimo cariño del caso de Adelphe y nos confirmó que volvería a andar con los injertos y la rehabilitación adecuada. Antes de irse nos prometió que informaría a su sustituto, que se encargaría del caso en cuanto estuviera instalado en Burkina.

¡Y así fue! El Dr. Márquez, cirujano especialista en cirugía plástica y reconstrucción de quemaduras, profesional inconmensurable con un enorme corazón, realizó la primera intervención de injertos de la pierna derecha en abril 2017 y la de  la izquierda, en septiembre del mismo año.

¡Adelphe vuelve a andar!
Después de más de 18 perseverantes meses de rehabilitación, de la mano de los doctores Diallo y Javier, que han sido dos ángeles de la guarda para Adelphe, hace unas semanas, ¡¡Adelphe ha vuelto a andar!!

Ya sólo quedan algunas sesiones más de rehabilitación para perfeccionar la postura al caminar, y retomaremos el camino donde lo dejamos, antes de que se quemara, hace ya más de tres años, para encontrar una alternativa para intentar facilitar a Adelphe un futuro más allá de la mendicidad.

Gracias, de corazón, a los doctores Estrada, Márquez, Diallo y Javier, y a todo el personal administrativo y médico del Hospital Blaise Compaore, por su profesionalidad, atención y cariño. Y gracias también a quienes habéis hecho posible todo el gasto que ha supuesto y seguirá suponiendo este especialísimo caso.

Llena de energía, María
                                  

25 octubre 2018

La dura realidad de la mujer burkinabé

Hoy es uno de esos días en que tengo el corazón roto, y ni siquiera la energía que esta tierra me da cada día, tiene la fuerza para reconfortarme. 

El lunes por la mañana recibimos la visita de Madine, la madre de Aline, una de nuestras exalumnas de la maternelle, que pasó al proyecto de “Becas escolares”, y que acabamos de escolarizar en 2º de primaria este curso.

Madine vino a vernos para contarnos que enviudó el año pasado, y que la familia de su marido va a recuperar a su hija, “costumbre social” desgraciadamente muy habitual aquí, con unas raíces muy fuertes. Su abuelo paterno reclama a la niña para llevársela al pueblo. La ley no ampara dicha práctica, pero son pocas las mujeres que conocen que la ley las protege de semejante crueldad.

El “código de Personas y Familias” de Burkina, en su artículo 402, dice que en caso de divorcio o separación, “… los niños de menos de siete años serán confiados a su madre, salvo circunstancias particulares en las que dicha guarda sea perjudicial para el niño…”. Y en base a este artículo, la sociedad concluye que a partir de los 7 años el niño pasa a pertenecer al padre. No os podéis ni imaginar la de mujeres separadas o divorciadas que viven angustiadas sabiendo que cuando sus hijos/as cumplan siete años, si el padre les reclama, les tendrán que entregar…

Estos mismos padres que reclamarán a sus hijos en cuanto cumplan los 7, ni les visitan, ni se interesan por ellos y menos aún se hacen cargo económicamente de ellos hasta entonces. Así que el drama es enorme, no sólo para la madre, si no que de manera drástica para los niños que, de la noche a la mañana, pasan a vivir con desconocidos.

El caso de Madine ¡ni siquiera es un caso de divorcio o separación, porque es viuda! Pero para lo establecido y aceptado socialmente aquí, eso no importa.

La madre ha intentado ampararse en el hecho de que Aline tiene una beca con la FAR y que la perderá si se va a vivir al pueblo, pero ni siquiera eso ha funcionado. Los tíos paternos, envidos del abuelo para recuperar a Aline, han dicho que eso no será problema y que ya se espabilarán para devolver el importe de la beca.

El ángel de la guarda de Madine le guio a venir a vernos antes de entregar a Aline. No vino a pedirnos que le ayudáramos, el único objetivo de la visita era avisarnos de la situación y de que, por tanto, no podría traernos las notas trimestralmente de Aline, que exigimos a todos los becados para el control y seguimiento del proyecto. Madine estaba convencida de que entregar a Aline es lo que le toca, con sumisión total.

Inmediatamente llamé a nuestro contacto de la Acción Social, que tanto nos ayuda con los casos más difíciles de los niños del proyecto de “Formación y reinserción de niños de la calle”, para preguntarle qué es lo que podíamos hacer. Nos confirmó que en caso de viudedad el niño pertenece siempre a la madre, y nos dirigió a un departamento que se encarga de este tipo de casos.

Lo más duro para mí fue ver que, tras transmitirle a Madine la noticia, la única reacción que tuvo fue la de agradecérnoslo, eso sí, con otro fondo en la mirada, y decirnos que ella sola no podía enfrentarse a la familia de su marido. Que antes de hacer nada tenía que reunir primero a su familia, y ver si están de acuerdo con la idea de ir a la Acción Social y emprender las acciones necesarias para que Aline no tenga que irse al pueblo con su abuelo.

Después de que el mismo lunes Madine nos llamara para decirnos que su familia le apoyaría y que iban a ir a la Acción Social, llego esta mañana al despacho y me encuentro con Madine y 3 hombres que le acompañan.

Esos tres hombres,  enviados del abuelo, dos tíos paternos de Aline y un tercer “sabio de la familia paterna”, llevaban desde el martes, insistiendo sin descanso en llevarse a la niña, sin ningún temor a la Acción Social o la Justicia. Y ante dicha insistencia, anoche la familia de Madine le dijo que mejor entregar a la niña, que aunque la justicia estuviera de su parte, no se iban a dar por vencidos y estaban cansados del asunto. Que los vecinos empezaban a hablar… y que no era bueno para todo el resto de la familia…

Madine, ha venido esta vez a verme con ellos de nuevo en actitud sumisa de aceptación de las cosas, y con el único propósito de que los enviados me confirmaran que devolverían la beca de Aline. He vivido situaciones muy complicadas aquí, pero enfrentarme a los tres esta mañana ha sido de las más difíciles… ¿Cómo puedes argumentar el derecho de una mujer viuda que se ha quedado sin nada, a la patria potestad de su hija, en una sociedad donde el código de Personas y Familias “social” engrandece al hombre, como jefe supremo todo poderoso, y donde existe una fuerte creencia ancestral de que los hijos pertenecen al hombre? La mujer burkinabé es una mera máquina de procrear, es invisible, ni siquiera hereda en caso de viudedad, todo, incluidos los hijos, pasa a formar parte de la familia del marido. La mujer aquí no tiene ninguna presencia en decisiones de la vida familiar, y son las grandes ausentes en círculos de decisión política y económica.
El verdadero cambio social pasa por la educación
de la mujer, desde niña

Estoy enfadada, frustrada y muy triste. Pese a que los “enviados” del abuelo han tirado la toalla con respecto a recuperar a Aline, lo han hecho diciendo que “cortarán toda relación con ellas y que si algo le pasa a la niña, no cuenten con ellos”. Una frase cargada de sonido angelical para mis oídos, ha resultado ser la clave del fatal desenlace del caso de Aline…

La madre ha leído entre líneas una amenaza… conoce la historia de una mujer que, al igual que ella, enviudó con un hijo de 9 años y que, unos meses después de luchar por la potestad de su hijo, después de conseguir que la familia de su difunto marido “cortara todo tipo de relación con ella”, el niño se cayó en un pozo y se ahogó… Para estas creencias no hay argumentos o leyes a las que ampararse… Madine prefiere renunciar a Aline, que pasar el resto de su vida con miedo a que le pase algo…
Niñas de la 7ª promoción del proyecto de Formación
de niñas sin escolarizar de la FAR

Así que Aline se va mañana al pueblo con su abuelo donde no será escolarizada, donde trabajará para él y donde en poco tiempo será entregada en matrimonio a uno hombre que le doblará en edad…

El único consuelo que me queda es ver llegar en un ratito a las 20 niñas de la nueva promoción de este año del proyecto de “Formación de niñas sin escolarizar”. El cambio social sólo se podrá producir si a la mujer, desde muy pequeñita, se le enseña que ella, en tanto que mujer, puede pensar, puede opinar, puede tener preferencias de una cosa sobre otra y puede decidir por sí sola.

Aunque no estoy segura de que hoy esto vaya a aliviarme, lo que es seguro es que mañana será otro día! :-)